ActionAid is a global movement of people working together to further human rights and defeat poverty for all.

ActionAid Nicaragua parte de que la pobreza es una violación a los Derechos Humanos que surge de relaciones desiguales de poder que se establecen a todo nivel, desde el nivel del hogar hasta el nivel global.

ActionAid Nicaragua también parte de que es posible ponerle fin a la pobreza y la injusticia mediante acciones a largo plazo, que exigen actos individuales y colectivos decisivos, como se manifiesta en la Estrategia de ActionAid para 2013 -2017:

Creemos que se puede poner fin a la pobreza y la injusticia mediante la acción resuelta, individual y colectiva, que lidere un grupo activo de quienes viven la pobreza, que cuenten con el apoyo, la solidaridad, alternativas y campañas cuya base sean los derechos y aborden las causas estructurales de la pobreza y sus consecuencias.

También creemos que respetar los Derechos Humanos implica asumir las responsabilidades que todos tenemos para ejercer plenamente nuestros derechos; por lo tanto, los distintos componentes de la Estrategia 2013-2017 fomentarán acciones que materialicen el enfoque de derechos, tanto dentro de la institución como entre las organizaciones contrapartes y grupos metas.

Objetivos de la Misión 2013-2017: Erradicando la pobreza en solidaridad y con el poder de la gente.

Objetivo 1: Fortalecer la organización y las capacidades de incidencia, de productoras y productores, incluyendo pueblos indígenas en agricultura sostenible, como medio para alcanzar la seguridad y soberanía alimentaria.

¿A qué apuntamos? A finales del período cinco mil agricultoras, tres mil agricultores, y dos mil hombres y mujeres indígenas habrán fortalecido sus capacidades organizativas y de incidencia, habrán adoptado dos prácticas agrícolas sustentables que resistan al cambio climático, y habrán mejorado su seguridad y su soberanía alimentarias.

Objetivo 2: Las personas que viven en pobreza, especialmente mujeres, jóvenes e indígenas, han fortalecido sus capacidades de incidencia para que los gobiernos cumplan con su obligación de rendir cuentas y asuman su responsabilidad de proteger los derechos de las personas.

¿A qué apuntamos? Al finalizar el período 10 mil personas, de las que un 30% será jóvenes, habrán mejorado sus capacidades de incidencia y estarán participando en procesos de auditoria social, ejerciendo influencia para mejorar los servicios públicos municipales desde unas perspectiva intercultural y de género.

También en cuatro municipios se habrá aprobado una política gestionada por los grupos de mujeres, jóvenes e indígenas, que incluirá al menos uno de sus proyectos prioritarios en el presupuesto municipal.

Objetivo 3: Mujeres y niñas rompen con el ciclo de la pobreza y la violencia al asumir el control sobre sus cuerpos y al construir y desarrollar alternativas económicas.

¿A qué apuntamos? A finales del 2017, cinco mil mujeres (500 indígenas) se habrán organziado para reclamar sus derechos y denunciar los casos de violencia; y un 70% de ellas asistitán a servicios de salud sexual y reproductiva.

A finales del 2017; 500 de esas cinco mil mujeres organizadas (100 indígenas) habrán desarrollado alternativas económicas con sensibilidad de género en la producción y los servicios, con lo que salvaguardarán el equilibrio de la fuerza laboral.

¿Dónde trabajaremos?

Hicimos una elección preliminar de los municipios siguientes:

1. San Isidro (pobreza severa) y San Ramón (altos niveles de pobreza) en el departamento de Matagalpa.

2. Siuna, Rosita y Bonanza (pobreza severa) en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN), particularmente los territorios ue pertenecen a los pueblos indígenas Mayagna y Miskitu.